Por una geopolítica más objetiva

DE LA EDUCACIÓN REVOLUCIONARIA: UNA RESPUESTA EQUIVOCADA A LA PREGUNTA QUE NADIE SE HIZO

In Uncategorized on agosto 22, 2009 at 6:55 pm

 

La política en América Latina generalmente se ha manejado de acuerdo con una máxima: lo urgente no deja tiempo para lo importante. Las soluciones rápidas están a la orden del día, porque lo importante es que el electorado vea los cambios antes de la finalización del periodo, como una especie de estrategia para manera mantener a la persona o colectividad en el poder. Esta nefasta práctica ha logrado impedir la formulación de proyectos de largo plazo, sobre todo en las áreas más importantes. Así, la situación futura de los países latinoamericanos se ve cada día más comprometida, máxime porque no existe una visión de país para ese entonces, una vez más, lo urgente no ha dejado tiempo para lo importante. Y este ha sido el triste caso de la educación, el área que ha sido una de las más descuidadas para todos los gobiernos, tanto de izquierda como de derecha. Infortunadamente para el pueblo venezolano, la reforma que se impuso en días pasados difícilmente servirá para la creación de una sociedad mejor; la gran mayoría de los elementos de dichas son sumamente cuestionables. A continuación se hará una reflexión sobre este tema, mostrando los pocos aciertos y los errores de la reforma educativa en Venezuela; para finalmente se intentará esbozar un camino de reforma educativa más efectivo si se quiere alcanzar una sociedad mejor en el futuro.

Es importante mencionar, antes de seguir, que cuando se hace mención a la educación, esta no solo hace referencia al conjunto de enseñanzas técnicas y científicas que se les imparten a las mentes jóvenes de un país, sino que engloba un concepto más amplio. La educación, entendida para efectos de esta reflexión, incluye esencialmente temas de ética y comportamiento, las cuales no se enseñan en la escuela o universidad, estas se aprenden básicamente de la familia y de la sociedad en la que se vive.

Si se tuviera que empezar a reflexionar sobre el tema de la reforma educativa venezolana, lo primero que uno podría pensar es que, en principio, el gobierno venezolano decidió encarar el área más fundamental en el desarrollo de cualquier país: la educación.

De acuerdo con el PREAL, organización brasilera especializada en el tema de la educación, las reformas educativas en América Latina han sido insuficientes para alcanzar un sistema educativo efectivo;

Se ve poca evidencia de que la calidad de la enseñanza esté evolucionando en formas que mejoren el aprendizaje de los estudiantes en cualquier momento cercano. Para asegurarse, muchos países están reformando sus programas de capacitación docente. Pero necesitan hacer mucho más. Pocos países han definido lo que significa una enseñanza efectiva…

Muchos países han reconocido que la educación es más importante que nunca en la promoción del crecimiento económico, reducción de pobreza y desigualdad, y la consolidación de la gobernabilidad democrática. Ellos están respondiendo por medio de una mayor importancia a la educación y la reformulación (o el intento de reformulación) de sus políticas educativas. Muchas de estas reformas se centran, al menos retóricamente, en una mejoría de la calidad de la educación…”

Como bien está anotado anteriormente, más allá de cualquier discurso político, la educación es fundamental para el futuro de un país y es la clave para la solución de la mayoría de los problemas que actualmente aquejan al continente. Pero una vez más, lo urgente no da tiempo para lo importante; rara vez ha estado la educación dentro del debate político, porque la siguiente elección es más importante, y la educación es un área en donde los resultados solamente se verán dentro de varios años, seguramente el electorado no podrá determinar exactamente a que presidente se le deberá agradecer la decisión. Es más, el asunto podría incluso hasta resultar políticamente inconveniente si los cambios planeados hace tanto tiempo solamente empiezan a ser visibles durante la gestión de un político opositor…

En este asunto el gobierno venezolano creyó que había encontrado la solución al problema, pero erró al penalty. En principio la solución parece acabar con el problema de la política electoral: se hace una reforma educativa inmediata, y se hace bajo un gobierno “democrático” que tiene asegurada su estadía por varios años más. No quedará duda de quien será responsable por los logros que se obtengan en el futuro. Sin embargo, el verdadero problema educativo abarca varios elementos más, los cuales no fueron considerados dentro de esta reforma.

No obstante, en principio, dentro de toda la concepción de la reforma educativa en Venezuela, el gobierno solamente tuvo tres aciertos; los dos primeros se han mencionado ya, el primero es que puso el tema de la educación dentro del debate político de un país y la volvió parte de una concepción de sociedad, aunque se pueda estar en total desacuerdo con dicha concepción, en pocas palabras, puso parcialmente a la educación cerca del lugar que le correspondería en una sociedad desarrollada; en segunda instancia, la reforma fue pensada e implementada pensando en resultados a obtener a largo plazo, dejando de lado el problema de la conveniencia o inconveniencia para una futura campaña electora. Lo tercero, es que acabó con el negocio privado de la educación: si algo tienen en común todos los países desarrollados es que su sistema de educación pública es superior a su educación privada, garantizando así que tendrán una ciudadanía altamente capacitada para el futuro, no cabe duda que si se quiere alcanzar desarrollo, más allá de tasas de interés o altos gastos militares o discursos políticos, se necesita de una sociedad que actúe bajo unos mismos principios y se guíe por unos valores compartidos, es decir por un mismo ethos o, utilizando un término más arriesgado aún, por una misma espiritualidad. Infortunadamente, la única entidad que está en capacidad de inculcar tal ethos/espiritualidad a una sociedad es el Estado, así que en principio, la revolución bolivariana, también le atinó al hecho de que una reforma educativa efectiva, necesariamente tiene que pasar por un protagonismo estatal en el suministro de este servicio.

De una vez es importante hacer la aclaración que esto no necesariamente significa que el Estado deba tener el control de TODAS las instituciones educativas, ni en TODOS los niveles, como está haciendo la llamada revolución bolivariana, y ahí viene el primer error de esta reforma. No tuvo en cuenta a quien, ni en que niveles se debe aplicar. Así como las razones por las cuales el Estado se está apoderando de dichos niveles son sumamente cuestionables.

De atrás para adelante, si se está llevando a cabo una reforma educativa para inculcar ciertos valores políticos dentro de una sociedad, ello no va a ser garantía de que la sociedad vaya a mejorar en el futuro, simplemente va a garantizar que habrá temas dentro de la agenda que le importarán más al electorado. La reforma a la educación en Venezuela implica que el Estado controlará los procesos de ingreso, permanencia, y ascenso de los docentes en instituciones educativas privadas o públicas, lo cual parece estar más encaminado a controlar lo que los profesores enseñan, cual estado totalitario. Y en ningún caso debe el Estado controlar lo que se dice o piensa dentro de una universidad, eso no cumple con ningún objetivo y no logra nada: no es posible y es hasta violatorio de los derechos humanos, hacer que un estudiante, en pleno proceso de formación, cambie la forma de pensar sobre determinadas realidades y aún así se lograse que, por cualquier medio disponible, el mundo académico acepte que no hay camino de salvación posible por fuera de la revolución bolivariana, ello no la haría una política correcta. Así que en ese sentido, esta revolución que tarde o temprano caerá como han caído las otras revoluciones, hace mal al tratar de imponer una estatización dentro de la educación universitaria de su país.

El tema de los valores políticos es sumamente importante, porque cuando lo que se busca es inculcar valores políticos y no valores sociales determinados en una sociedad se está poniendo en peligro el futuro de un país.

Si el objetivo es que los ciudadanos del futuro acaten los planteamientos del llamado socialismo del siglo XXI aceptando sus verdades como si fueran dogmas, entonces en el futuro, lo que se tendrá es una sociedad de intransigentes, y más peligroso aún, un futuro ejército dispuesto a hacer lo necesario por defender su revolución. Nada más lejos de la creación de una ciudadanía capaz de conformar una sociedad más desarrollada.

Así que para resumir lo que se ha expuesto hasta acá: la reforma educativa en Venezuela tiene el objetivo de inculcar a los jóvenes valores políticos parcializados y que no han funcionado en ninguna otra parte del mundo, como si fueran verdades. Este objetivo político será conseguido solamente por medio de la formulación del programa educativo para todas las instituciones del país y del constante monitoreo a todas las clases impartidas dentro del país, y tal control se ejercerá sobre los estudiantes que ya tienen clara una forma de pensar determinada.

El futuro entonces no parece tener nada bueno en espera para la educación en Venezuela, sin embargo antes de terminar, sería importante hacer una propuesta sobre como debería ser una política pública de educación más efectiva.

Para ello, es necesario reiterar que la educación comprende no solamente el conjunto de conocimientos académicos para elevar el nivel de calificación laboral de los ciudadanos, sino que también incluye el acervo moral de la sociedad y del futuro ciudadano.

Y es el comportamiento de la gente lo que han tenido en común las políticas que han hecho a las grandes civilizaciones. La revolución cultural de Mao Tse Tung apuntaba a lograr que todos los chinos pensaran de una misma manera así como el modelo del New Deal de Franklin Delano Roosevelt apuntaba a lograr un cambio en la concepción de los ciudadanos norteamericanos.

La siguiente es una parte del famoso discurso que pronunció el mismo Roosevelt en el día de su posesión.

Si, los comerciantes financieros se han fugado de sus altos cetros en el templo de nuestra civilización. Nosotros ahora podemos restaurar ese templo a sus verdades antiguas. La medida de la restauración radica en el grado en el que aplicamos los valores sociales más nobles que las simples utilidades monetarias.

La Felicidad no radica en la mera posesión del dinero; radica en la alegría del logro, en la emoción del esfuerzo creativo. La alegría, la estimulación moral del trabajo no debe ser olvidada en esta absurda carrera por las utilidades banales. Estos días oscuros, amigos míos, valdrán todo lo que nos han costado si nos enseñan que nuestro verdadero destino no es ser gobernados, sino ser nuestros propios gobernadores, hacia nuestros compatriotas.

El reconocimiento de aquella falsedad de la riqueza material como el estándar de éxito va muy de la mano con el abondo de la falsa creencia que la administración publica y las altas posiciones políticas deben ser valoradas solamente bajo los parámetros del orgullo del cargo y las ganancias personales; y debe haber un fin para la conducta en los banqueros y los comerciantes la cual en varias ocasiones ha dado una esencia sagrada al gusto por los hechos errados egoístas y crueles.

No hay duda de las razones por las cuales se desvanece la confianza, ya que esta prospera solamente sobre la honestidad, el honor, la sacralidad de las obligaciones, la protección leal y un desempeño desinteresado; sin ellos, no puede vivir”.  

Infortunadamente, esto es algo que no se puede enseñar en el colegio, esto se aprende de la educación que se recibe en el hogar y de la interacción en la sociedad. La ética no se puede dejar simplemente en manos de una simple clase de universidad o de colegio. Evidentemente si lo que se busca es cambiar los valores morales, la interacción con la sociedad que implanta dichos valores tiene que ser interrumpida. Esto tal vez pueda sonar un poco duro, sin embargo, las sociedades latinoamericanas deben, en algún momento enfrentarse a una verdad por incómoda que esta sea: todos hemos fallado.

Los grandes problemas sociales, de narcotráfico, pobreza, violencia e inseguridad que aquejan a todos los países latinoamericanos son producto de toda la planificación (o falta de la misma) que se hizo durante los últimos 20 años. Son culpa de la falta de educación en valores que toda la sociedad recibió en el pasado. La sociedad entera fue educada con los valores que Roosevelt tanto criticó, y esos menores que fueron educados pensando en el alto valor que debería tener el dinero y usando anti-héroes como modelos sociales, son actualmente los narcotraficantes, criminales, políticos, policías y empresarios corruptos que pululan por nuestras calles; y todos esos menores que antes miraban hacia el otro lado cuando alguno de sus populares compañeros hacía alguna “inocente” fechoría, son actualmente los mismos ciudadanos indiferentes quienes prefieren creer que la situación de su país no los atañe.

Hemos fallado. Eso se puede ver en la cantidad de familias destruidas y violencia social que se vive en todas las calles de América Latina. También se puede ver en los altos grados de desigualdad y, más que en los grados de desigualdad, en la displicencia del que tiene el dinero concentrado y en la violencia del que no lo tiene. Radica en los altos grados de exclusión y en la progresiva eliminación de la clase media. El siguiente es un aparte del discurso de Mohandas Karamandatch Gandhi en la Universidad de Banaras en Febrero 2 de 1916:

            “He virado la luz de búsqueda a todos lados, y, en la medida en que ustedes me han dado el privilegio de escribirles, estoy mostrando mi corazón desnudo. Seguramente, debemos tener estas cosas en claro en nuestro progreso hacia el auto-gobierno. Ahora los introduzco a otra escena. Su Alteza, el Maharaja quien presidió ayer sobre nuestras deliberaciones, habló sobre la pobreza en India. Otros oradores hicieron mucho énfasis en ello. ¿Pero que pudimos presenciar en el gran pandal en el cual la ceremonia de fundación fue celebrada por el virrey? Evidentemente, el show más estrambótico, una exhibición de joyería, el cual hubiera sido un festín esplendido para los ojos del más grande joyero de París. Yo comparo a los hombres ricos ostentosos con los millones de pobres. Y siento ganas de decirle a estos hombres nobles: “No hay salvación para la India a menos que ustedes se desnuden de esta joyería y la pongan al cuidado de sus coterráneos de la India.” Estoy seguro de que no es el deseo del Rey-Emperador o de Lord Hardinge que para mostrar la más alta lealtad a nuestro Rey-Emperador, sea necesario para nosotros revisar nuestras cajas de joyería y aparecer ostentosos desde la cabeza hasta el cuello. Yo me comprometería, ante el peligro de mi vida, de traerles el mensaje del Rey Jorge en persona diciendo que él no espera nada parecido…

… Pero aún así, simplemente diré esto, que quiero limpiar a India de esta atmósfera de sospecha en todos lados, si queremos alcanzar nuestro objetivo; debemos tener un imperio que esté basado en el amor y el respeto mutuo. ¿No es mejor que hablemos bajo la sombra de esta universidad que hablar irresponsablemente en el hogar? Considero que es mucho mejor si nos decimos las cosas abiertamente. Yo he hecho esto con excelentes resultados antes. Yo sé que no hay nada que los estudiantes no sepan. Yo estoy, por tanto, virando la luz de búsqueda hacia nosotros. Mantengo en tan alta  posición el nombre de mi país, que estoy intercambiando estos pensamientos con ustedes y les reitero que no hay espacio para las anarquía en la India. Digámosle abierta y francamente lo que queramos a los gobernantes, y enfrentemos las consecuencias si lo que hemos dicho no les complace. Pero no abusemos.

Ahora bien, no basta con simplemente interrumpir la implantación de los valores perversos que dominan a una sociedad; lo fundamental es implantar los correctos. Estos valores correctos entonces deberían estar divididos en tres categorías:

–          Valores comportamentales

–          Valores económicos y sociales

–          Valores éticos/espirituales

Considerando esto, la política pública de educación adecuada deberá consistir en lo siguiente:

–          Una apropiación por parte del Estado de la educación desde el nivel preescolar hasta el nivel de educación media. No implica ello que se tenga que acabar totalmente con la educación privada en los niveles de preescolar hasta la educación media, pero estos niveles de educación, tanto en calidad como en cantidad, tienen que estar mayoritariamente en manos del estado. Incluso, el Estado puede dejar de intervenir en cualquier otra área que pueda ser o no de su incumbencia, siempre que esté en capacidad de brindar educación a su población.

–          Esta apropiación deberá estar encaminada a que los menores pasen el mayor tiempo posible dentro de las aulas de clase, con una carga académica mayor a la que se tiene actualmente, preferiblemente en alguna especie de semi-internado, considerando que se tendrán los fines de semana libres para pasar en familia y también considerando que los padres nunca perderán la patria potestad.

–          A partir de los años más tempranos, la educación de los menores debe quedar en manos de personas especializadas en educación y desarrollo, también deben participar cientistas sociales y líderes espirituales. El objetivo es que desde estos años tempranos se les inculque a los menores conductas pacíficas, sentido de comunidad, ética nacional, amor por el conocimiento y desarrollo personal. Como alguna especie de mezcla entre la educación Waldorff, la educación estatal y las teorías del desarrollo personal. La educación religiosa podría ser opcional, sin embargo, la educación espiritual, la cual es totalmente distinta a la primera, debe formar parte del programa académico obligatorio.

–          Finalmente, a mitad de su educación primaria, se puede empezar a suministrar una intensa carga académica, sin dejar de lado lo anteriormente mencionado, hasta el momento en que el joven cumpla los 18 años y salga a desempeñarse en el mundo.

Ad Calendas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: